#TravelTips: Oaxaca, el paraíso oculto

Calles llenas de color, lugares históricos, playas vírgenes y una exquisita gastronomía es lo que ofrece este paraíso oculto: Oaxaca.

o1

Lo primero que llama la atención es el centro turístico que parece un mosaico de colores que nos invita a pasear por horas hasta conocer el más remoto rincón. Oaxaca es una ciudad tranquila, segura y con buen ambiente a cualquier hora del día. En la plaza central se ubica su famoso Zócalo, un mercado renovado y que antes de la renovación, puso en peligro el nombramiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad que le fue concedido en 1987. Es recomendable reservar hotel dentro o cerca de esta zona.

o2

Durante las noches encontrarás pequeños bares donde puedes tomar diferentes bebidas que corresponden a tus antojos, desde piñas coladas hasta mezcal. Además, podrás echarte unas buenas bailadas.

De día te recomendamos visitar el tempo de Santo Domingo de Guzmán, que data del año 1551, fecha en la que los primeros dominicos llegaron a estas tierras.

o3

También te recomendamos reservar tours en los hoteles, pues son económicos y te ofrecen llevarte a ciertos lugares de interés. Resulta bastante cómodo no tener que preocuparse por el transporte. Uno de los autobuses de los tours te podrán acercar a Santa María del Tule, con un árbol majestuoso con nada más y nada menos de dos mil años. Te dejará impresionado.

o4

Su circunferencia es de 42 metros y tiene una altura de aproximadamente 42 metros. Pesa más de 600 toneladas según se puede calcular, en definitiva deberás contemplar esta maravilla de la naturaleza que además de levantarse frente a nosotros, imaginar toda la historia que este árbol ha visto.

Desafortunadamente, las mejores playas de Oaxaca quedan un poco lejos del centro de la ciudad. Zicatela y Zipolite ese encuentran a unas cuatro horas en coche pero el recorrido vale la pena. Es recomendable reservar al menos, una noche de hotel en estos destinos. En Zicatela se reúnen los aficionados al surf así que es un buen destino si eres amante de la actividad.

o6

Si quieres ir a un lugar más cercano, y sun duda alguna, te recomendamos Hierve el Agua. Un pequeño manantial que nace en la montaña y forma una alberca natural (con agua muy fría), que te invitará a refrescarte mientras disfrutas de la vista.

o5

Aunque bueno, no todo es naturaleza. Hay dos destinos que no te puedes perder en este paraíso. Uno de ellos son las Ruinas de Mitla, en las que vivía la cultura zapoteca (originalmente Lyobaa) que hacía referencia al lugar de descanso de los muertos. 

Esta zona de templos fue destruida por los conquistadores españoles, que utilizaron algunos restos para edificar una iglesia cristiana. El conjunto arqueológico ha sido restaurado y nos brinda una buena idea de cómo lucía Mitla en su pleno apogeo (años 950 – 1521).

o7

Monte Albán es el principal centro de interés turístico por ser un complejo arquitectónico lleno de pirámides y de historia. Aquí sabrás cómo eran los zapotecas y sus costumbres. En algunas lápidas se ve como deformaban sus rostros a propósito para parecerse a los felinos. Estas deformaciones constaban en deformar sus rostros y afilar sus dientes.

El complejo es extenso, así que se recomienda gorra y agua para aguantar la subida y bajada de las pirámides. Desde este punto también podrás hacer buenas panorámicas de la ciudad.

o8

De pensar en tanto caminar, seguramente les ha dado hambre y la verdad es que dentro de todo lo maravilloso de Oaxaca, la comida ocuparía uno de los primeros lugares. Eso sí, entendiendo que todos los paladares son diferentes.

Entonces, para los amantes de la buena comida, deberían señalar en el mapa a Oaxaca como su próximo destino. Encontrarás una rica gastronomía con restaurantes que no decepcionarán a los más expertos del campo.

Pero, empecemos por lo llamativo: ¿a quién le apetece probar unos chapulines con salsa? Una de las comidas más tradicionales -y 100% recomendables-, son los chapulines que pondrán a prueba tu voluntad para probar cosas nuevas. No los vamos a engañar: la textura se siente rara, pero el sabor es otra cosa.

o9

Recomendamos ir a uno de los restaurantes del Zócalo también para probar una tabla de comidas tradicionales que incluyen normalmente: chapulines, carne de res, queso fresco y queso de Oaxaca, quesadillas y cecina.

Oaxaca es una ciudad que se destaca por su comida. Hay lugares de alta cocina  -que definitivamente bajarán tu cartera-, como por ejemplo el restaurante Origen (ubicado en el corazón del centro histórico) o el restaurante Casa Oaxaca. Lo recomendable es que si viajas con varias personas, pidan platos al centro para poder probar más cosas.

o10

Los vinos también son de gran calidad, lo cual no evita que sean económicos. Pero también recomendamos visitar restaurantes locales, alejados de la zona turística. Uno de los más populares es Itanoni, en donde las tortillas son caseras. Y al despertar, nada como un café en Nuevo Mundo Café, que tiene un sabor excelente.