El Estado no puede decidir a quién amar

“La legislación sobre uniones civiles entre personas del mismo sexo no es un tema de presión social o agendas políticas, sino de respeto a los derechos humanos y no discriminación”, declaró el presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos de Querétaro (DDHQ), Miguel Nava Alvarado.

Las declaraciones se dieron en el marco del bloqueo que hizo el Partido Revolucionario Institucional (PRI), sobre la Ley por parte del presidente de México, Enrique Peña Nieto sobre los matrimonios igualitarios; y las declaraciones del presidente este de la Mesa Directiva de la LVIII Legislatura Estatal (PAN), Eric Salas González, sobre su oposición ante esta legislación.

“El Estado no puede escogerle a las persona a quien amar. Si, un hombre ama aún hombre y quiere formalizar legalmente esta relación, debería poder hacerlo; si, una mujer ama a otro mujer, debería perder formalizar esto mediante los mecanismos legales o de lo contrario el Estado estaría escogiendo a quien amar y eso no es posible”, declaró.

El presidente de la DDDHQ compartió que es obligación de los legisladores establecer un término hegemónico para las uniones civiles en los Códigos Civiles de los estados.

“El estado no bebe escoger a la pareja, no debe poner obstáculos legales para que se ejerzan derechos a partir de un vínculo legal. Hoy, la calidad de matrimonio es restrictiva, pues no alcanza a la totalidad de las personas”, compartió.

Miguel Nava Alvarado aseveró que al no legislar en la materia se disminuye los derechos de las personas que han decidido amar a otra del mismo sexo, por ello, es urgente establecerlo en la ley.

miguelnava